Buscar
Generic filters
Exact matches only

Fintech (Financial Technology) es una nueva industria financiera que surge, como ya ha sucedido en otros ámbitos económicos, de aplicar la tecnología al sector financiero. La transformación digital que lleva años aplicándose en otros sectores, irrumpe en el mercado financiero con el fin de crear nuevas aplicaciones, productos y servicios a los que los clientes pueden acceder a través de internet.

Las conocidas como empresas Fintech son, en su mayoría, startups que desarrollan innovaciones tecnológicas adaptadas a las necesidades de un consumidor que utiliza la tecnología como parte fundamental de su día a día. Conozcamos más detalles sobre este tipo de empresas:

Las empresas Fintech

Si bien es cierto que los bancos tradicionales han implementado herramientas tecnológicas que permiten una mayor operatividad de sus clientes de manera autónoma y a distancia (a través de internet), siguen siendo, en la mayoría de los casos, grandes compañías cuya estructura interna no les permite responder a las nuevas necesidades de los consumidores de una forma ágil. Esta realidad ha permitido el crecimiento de empresas dentro del ecosistema emprendedor cuyo modelo de negocio supone una evolución en el sistema financiero.

Para las fintech, el cliente y sus necesidades se sitúan en el centro de su desarrollo empresarial, así como de la creación de productos y servicios encaminados a satisfacer sus necesidades y prioridades. En este sentido, la detección de dichas necesidades a través del contacto directo con el cliente, las investigaciones y analítica de Big Data, se convierte en la principal fuente de información para la toma de decisiones estratégicas relacionadas con el propio negocio financiero.

La automatización de las operaciones y la ausencia de intermediarios caracteriza a estos modelos de negocio junto a la ausencia de unas instalaciones físicas disponibles para el cliente y al uso de la “nube” como infraestructura tecnológica principal.

Pagos, transacciones, cambios de divisa, banca online, gestión de materias primas, financiación colectiva, etcétera, son algunos de los servicios en los que trabajan las fintech. Sus combinaciones son ilimitadas y suponen, por la importancia que todo tipo de transacción económica tiene para el cliente, un nicho de mercado con un gran potencial para la innovación para todos aquellos emprendedores que deseen introducirse en el sector financiero.

El desarrollo del sector Fintech

Según Aaron Silva, en su publicación “La Evolución del Sector Fintech, Modelos de Negocio, Regulación y Retos” (2018), en el desarrollo del sector Fintech han influido una serie de factores sociales y empresariales además de los puramente tecnológicos. Ahora bien, es la tecnología la que ha permitido el desarrollo del fenómeno Fintech.

De esta manera, se sitúa la aparición de las empresas Fintech a mediados de los años 90 con ejemplos como la fundación en 1998 de la empresa Confinity que dio lugar a la actual PayPal. Un modelo de negocio que cubría las necesidades de pago por internet de los consumidores incluyendo una serie de servicios adicionales que dan valor al usuario (una de las características fundamentales que veíamos en este tipo de empresas).

El desarrollo de la tecnología digital y de los smartphones por el año 2008 supuso un paso adelante en el crecimiento de las empresas Fintech. Igualmente, según algunos teóricos, el inicio de la crisis financiera en septiembre de ese mismo año generó efectos negativos en los sistemas financieros que propiciaron aún más la proliferación de nuevas empresas basadas en la tecnología financiera a partir de 2009. 

Finalmente, desde 2014, la expansión en el uso de la telefonía móvil por parte de usuarios que no tienen acceso a los servicios bancarios tanto en las economías desarrolladas como, principalmente, en las emergentes, ha propiciado el incremento de este tipo de empresas en el sector Fintech.

Nuevos modelos de negocio 

Como comentábamos, las empresas Fintech utilizan la tecnología digital para el desarrollo de productos y servicios financieros orientados al consumidor. Este proceso, conocido como innovación disruptiva contiene tres elementos característicos de las empresas Fintech: una tecnología accesible, un modelo de negocio innovador y una cadena de valor en la que todos los participantes pueden estar mejor.

Estas empresas se encuentran en la necesidad de realizar un esfuerzo continuo de innovación y de dominio de información y conocimientos sobre los sectores y el mercado para mantener el nivel de competitividad. De esta forma, actualmente, se han desarrollado la mayoría de las empresas en los siguientes modelos de negocio:

1.- Banca online

La banca online es, posiblemente, la categoría en la que más empresas Fintech se han desarrollado. Pagos, transferencias, gestión y transacciones a través de plataformas digitales cubren las necesidades financieras básicas de la mayoría de los usuarios agregando valor como la disponibilidad 24 / 7, la reducción de costes, la operatividad a través de un dispositivo conectado en cualquier lugar, etcétera.

Dentro de este apartado también se sitúan aquellas empresas dirigidas a facilitar los pagos online de las ecommerce o aplicaciones para el control y organización de los gastos personales como Fintonic, de la que hablamos en un artículo anterior.

2.- Seguros e inversiones

La asesoría financiera se une al desarrollo tecnológico a través del crecimiento de plataformas como el “robo advisors” . Un gestor automatizado que proporciona asesoramiento sobre carteras y fondos de inversión que se gestionan en línea mediante algoritmos y con una mínima intervención humana.

Respecto al sector seguros, también se están desarrollando innovaciones tecnológicas dirigidas a la detección de fraudes y la estimación de contingencias, por ejemplo. Dentro de esta rama de Fintech, conocida como Insurtech (insurance technology), se sitúan también aplicaciones como Coverfy que te permite gestionar todos tus seguros y te asesora sobre coberturas, precios, etcétera.

3.- Financiación colectiva o crowfunding

Una de las categorías más conocidas de Fintech por su aplicación en el ámbito de la cultura y la financiación de acciones y proyectos solidarios.  En este grupo se sitúan todas las plataformas que permiten realizar préstamos a personas y empresas en los que el prestamista adquiere una participación en la empresa o un bien en recibo del capital prestado. 

Entre las plataformas más conocidas de crowfunding estarían Goteo.org, especializada en proyectos de impacto social, Verkami en el ámbito creativo y cultural, Ulule, Kukumiku o Crowdcube entre otras.

4.- Sector Inmobiliario

Finalmente, el sector inmobiliario también se une a esta nueva industria financiera a través de la unión de conceptos como el Real Estate Technology y la inversión dando lugar a nuevas plataformas y aplicaciones orientadas al sector. 

Aplicaciones como idealista o plataformas como Housers formarían parte de la aplicación de la innovación y el desarrollo de las nuevas tecnologías en este sector.

Según datos del IOSCO Research Report on Financial Technologies (Fintech), de febrero de 2017, el número de empresas del sector Fintech pasó de unas 3.000 en 2010 a más de 8.800 en 2017, lo que significa un crecimiento anual de casi el 20%. La tasa de fondeo pasó de 15,3 mil millones de dólares a 101 mil millones de dólares, lo que supone un crecimiento promedio anual de un 37%. Datos que convierten al sector en un espacio atractivo dentro del ecosistema de las startups.

En cuanto a su distribución geográfica, según datos de Fintech Control Tower, el 49,2% de las empresas Fintech se encuentran en América, el 30,4% en Europa y un 20,4% en Asia Pacífico.

Desde ANOVO esperamos que os haya parecido interesante este artículo. Te invitamos a compartir con nosotros otras ideas e innovaciones tecnológicas que conozcas en el ámbito financiero a través de los comentarios. 

Pin It on Pinterest